Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

15 de octubre, Día Internacional de la Mujer Rural

DOBLEMENTE OLVIDADAS, DOBLEMENTE EXPLOTADAS

La Asamblea General de las Naciones Unidas,  acordó en 2007 una resolución en la que reconoce  “la función y contribución decisivas de la mujer rural, incluida la mujer indígena, en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural”. Para ello, el 15 de octubre se conmemora desde 2008 el Día Internacional de la Mujer Rural.

Nosotras, las mujeres jornaleras desempeñamos un papel muy importante en el medio rural,  en todo el mundo. Con la mejora de nuestras condiciones laborales, con el avance de nuestros derechos y de nuestras oportunidades, mejoraría nuestro futuro y el de nuestros hijos e hijas  y se podría poner fin al hambre y a la pobreza.

De los 200.000 jornaleros de Andalucía, el 61% somos mujeres. Con el aumento del paro masculino por la crisis, y la situación  actual en el campo andaluz por las malas cosechas anteriores debido a la sequía, nosotras, somos las primeras expulsadas del acceso al empleo.

La medida del gobierno del PP de reducir el número de jornales de 35 a 20, ha supuesto que miles de jornaleras no hayan llegado al número necesario de peonadas para cobrar el subsidio agrario. El cobro de este subsidio resulta imprescindible para que miles de familias puedan subsistir,  teniendo en cuenta que la temporalidad de los contratos de este sector es casi del cien por cien y que de los 178.560 contratos en agricultura registrados  en Andalucía  en diciembre pasado solo el 34’5%, fueron hechos a mujeres.

En la recogida de la aceituna,  las mujeres estamos excluidas  de los 150,000 empleos que generan las tareas en la molturación en una campaña que se desarrolle en condiciones normales. Además, las mujeres que trabajan en explotaciones agrícolas familiares no cotizan a la seguridad social porque su trabajo se considera complementario al de los hombres de la familia. Sin embargo, sí lo hacen los maridos, padres e incluso los hijos –aunque estos desempeñen una labor temporal- esto repercute negativamente en su independencia económica y las deja fuera del derecho a una jubilación digna, incluso, aunque la propiedad sea de ellas, la explotación la ejercen los hombres.

La equiparación de los jornales en todas las categorías ha sido una conquista pero, en situaciones como la actual, las mujeres seguimos siendo discriminadas ya que por el mismo salario los propietarios prefieren contratar hombres y, en muchos casos, no contratan a mujeres solas si no forman parte de una cuadrilla. La escasez de guarderías temporeras es otra dificultad con la que nos encontramos, y todas estas circunstancias también hacen muy difícil que las mujeres víctimas de violencia de género superen esta situación en las zonas rurales.

Por todo ello, la Secretaría de Mujer del Partido Comunista de Andalucía propone:

1. La eliminación de las peonadas para que las jornaleras podamos cobrar el subsidio agrario.

2. El aumento de las guarderías temporeras en el medio rural andaluz.

3. La creación de un banco público de tierras en Andalucía.

4. Un plan de fomento del empleo agrario especial (antiguo PER).

5. Que la igualdad de género sea considerada clave para el desarrollo de la política agraria comunitaria.

¡Únete al PCA!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *