Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Así seria el Parlamento Español con un sistema electoral justo.

¿Quién gana y quien pierde con la Ley D´Hondt? ¿Cómo sería nuestro Parlamento si no se aplicara el actual sistema electoral? El panorama sería muy distinto. Tanto que, por ejemplo, la alianza PSOE-PNV y Coalición Canaria que entre hoy y mañana va a permitir aprobar los Presupuestos de 2011, no tendría ningún valor.

Actualmente estos tres partidos suman 181 escaños: el PSOE tiene169 escaños, el PNV 10 y CC, 2. Pero si en vez de la Ley D’Hondt se aplicara el sistema ‘un ciudadano, un voto’ y existiera un distrito electoral único, esa representación se reduce a 160, 4 y 2 escaños, respectivamente. Estos tres partidos sumarían 166 votos, que no serían suficientes para aprobar los Presupuestos y, por consiguiente, José Luis Rodríguez Zapatero no podría acabar la legislatura.

¿Quiénes serían los grandes perdedores de un sistema proporcional basado en la idea ‘un ciudadano, un voto’? Los dos partidos mayoritarios: PSOE y PP perderían un total de 17 diputados: los socialistas bajarían de 169 a 160 escaños, y los populares pasarían de 152 a 144 diputados. Son nueve y ocho diputados menos, respectivamente.

Y, en cambio, formaciones que ahora cuentan con tan sólo un diputado, pasarían a multiplicar su representación por siete. Es el caso de IU-ICV, que de dos diputados pasaría a tener 14. O Unión Progreso y Democracia (UPyD), que tendría cuatro escaños frente a uno que tiene ahora.

Adiós a un mito, el de los nacionalistas

En cambio, aunque tradicionalmente se dice que los partidos nacionalistas son los grandes beneficiados por la Ley D’Hondt, su representación sería similar o incluso ganarían escaños de no aplicarse. Salvo el PNV.

Los nacionalistas vascos son los grandes beneficiados de este sistema matemático en el que se basa nuestros sistema electoral desde la reforma electoral que entró en vigor en 1985. El PNV perdería nada más y nada menos que 2 escaños si el voto de cada español valiera lo mismo. En cambio, CiU y formaciones nacionalistas como ERC, BNG o CC ganarían un diputado.

El valor de un voto

El método D`Hondt consiste en ordenar de mayor a menor los votos obtenidos para después hacer sucesivas divisiones entre 1 y el número de escaños de cada circunscripción territorial, para ir asignando los escaños de forma proporcional a los votos. De esta forma se producen hechos tan llamativos como que IU-ICV necesite unos 480.000 votos para obtener un diputado, mientras que el PNV requiere sólo 51.000 y NaBai poco más de 62.389.

Además, este método matemático provoca que por ejemplo el voto de un soriano valga cuatro veces más que el de un madrileño, ya que mientras que en Soria basta con 47.500 votos para obtener un escaño, en la Comunidad de Madrid se exigen 187.000. Y hay más ejemplos, el voto de un turolense vale el triple que el de un zaragozano, y el de un alavés el doble que el de un vizcaíno ya que en Vizcaya se requiere 144.000 votos frente a los 78.454 que se exigen en Álava para obtener un diputado.

La Ley D’Hondt va a seguir siendo el método en el que se base nuestro sistema electoral gracias al pacto PSOE-PP de no modificarlo pese a que el Congreso de los Diputados está tramitando una reforma electoral y pese a que en marzo de 2009 el Consejo de Estado recomendó modificar.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *