Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

El PCE ante la renuncia de Joseph Ratzinguer

La Iglesia tiene una oportunidad para enfrentarse al neoliberalismo y hacerse eco de sus bases

Partido Comunista de España (PCE) . Secretaría de Comunicación

El Partido Comunista de España (PCE) quiere expresar con respecto a la dimisión de Joseph Ratzniger como máximo responsable de la Iglesia Católica, en calidad de Papa Benedicto XVI, la oportunidad que se abre en el seno de esta confesión para hacer una autocrítica profunda sobre cual está siendo su papel en la actualidad en defensa de los más débiles, y abandonar una senda de seguidismo a los poderes fácticos y más concretamente del capital y el poder financiero, tanto a nivel mundial como en nuestro país, recuperando la política de Juan XXIII.

Desde el PCE creemos que es muy lamentable que en nuestro país la Conferencia Episcopal no se haya pronunciado formalmente contra los enormes recortes y las política neoliberales que está sufriendo la sociedad española y que está ahondando en una desigualdad brutal, con unos ricos cada vez más ricos y el resto cada vez más pobre, y que tampoco lo haya hecho contra los recientes casos de corrupción de las distintas instituciones del Estado, desde la corona, hasta el poder judicial pasando por el gobierno.

El PCE cree necesario aunar el máximo de fuerzas posibles contra un capitalismo que en su traje neoliberal sólo trae al mundo pobreza, desigualdad, guerra y muerte, y una falta total de democracia real. Y aunque compartimos la opinión de nuestro camarada el cura obrero Mariano Gamo, en el sentido de la dificultad de cambios dentro de la cúpula vaticana, ya que como él bien decía el sistema de elección del papa se autoabastece a sí mismo -independientemente de pasados tan oscuros como el de Ratzinger en las juventudes hitlerianas- confiamos en que la iglesia católica se haga eco de sus bases y comience un periodo aperturista que le haga aliarse contra el verdadero enemigo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *