Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Informe Político al Comité Provincial

(23 de octubre de 2010, aprobado por unanimidad)

Desde la celebración de nuestro Congreso Provincial el 13 marzo y del Comité Provincial de 27 marzo, en el que elegimos la nueva Comisión Ejecutiva Provincial, los acontecimientos políticos y sociales se han sucedido a un ritmo vertiginoso. Fue justo en ese momento cuando comenzó la ofensiva de los “mercados” para acelerar drásticamente la recuperación de la rentabilidad del dinero que quiere convertirse en más dinero y cuando los gobiernos europeos, y en particular el español, se sometieron dócilmente a esta presión, tomando atropelladamente las medidas que los “mercados” le exigían.

El transfondo que hace posible esta presión de los “mercados” a los estados nacionales se encuentra en la configuración de la propia Unión Europea que prohíbe taxativamente que el Banco Central Europeo preste a los Estados Nacionales. Así, el Banco Central Europeo presta a un interés muy bajo a los bancos privados, y éstos pueden a su vez prestarles a los Estados a un interés de “mercado”. Y cuando no hay otro sitio de donde sacar dinero, estos “mercados” convierten a los propios Estados en el punto de mira para hacer negocio, especulando con ellos e imponiéndoles las condiciones que tienen que cumplir.

Estas condiciones no son todas de igual calado y los efectos que producen en los distintos sectores sociales son bien diferentes. En primer lugar, nos encontramos con las condiciones inherentes a la consideración de los propios Estados como fuente directa de rentabilidad a corto plazo, exigiéndoseles garantía de pago de la deuda que contraen. Así se les impone, y la UE lo consagra como principio identitario fundamental, que cada Estado ajuste drásticamente sus cuentas para estar en condiciones de pagarla. El resultado lo conocemos perfectamente, especialmente ahora con la bajada de ingresos provocada por la crisis: Recorte generalizado del gasto público a costa del sueldo de los funcionarios, de los gastos sociales y de las inversiones públicas, tanto en infraestructuras como en investigación y desarrollo, tal como se refleja en los PGE 2011 que ha presentado el gobierno, mientras que el pago de los intereses de la deuda del Estado ascienden ya a 27.400 millones de euros, el 2,5% del PIB y un 18% de todas las operaciones no financieras de los presupuestos, por encima de lo presupuestado para  gastos de personal. Cada vez pagamos más a Hacienda para que ésta pague a los “mercados”.

Pero las exigencias de los “mercados” no se queda en esta garantía del cobro de lo prestado, ni mucho menos. Exige algo mucho más amplio y profundo que tiene que ver con la urgencia que tiene el capital en su conjunto de recuperar la tasa de ganancia perdida durante la crisis: Apremian de forma imperiosa a los Estados para que establezcan las condiciones laborales que posibiliten la pronta recuperación de esa tasa de beneficio, mediante la reforma inaplazable del mercado de trabajo para desregular la negociación colectiva, bajar el costo del trabajo, incluido el del despido, y aumentar aún más  la precariedad. Después de años y años viviendo como si las ganancias cayeran del cielo, los “mercados” ponen directamente el dedo sobre la llaga y piden explícitamente al Estado que actúe sobre lo que saben que es la fuente última de todos sus beneficios, antes de la crisis y ahora para salir de la crisis: el trabajo de sus trabajadores.

Y ante este envite tan brutal, los sindicatos no tienen más remedio que responder, a la defensiva, con la convocatoria de una huelga general en una desigual lucha contra los poderes económicos y sus agentes mediáticos y políticos, convertidos en un grandioso piquete de la patronal que no han parado de intentar deslegitimar la convocatoria y desprestigiar a los sindicatos y los sindicalistas. A pesar de lo cual la huelga ha salido adelante sobretodo por la alta participación de los trabajadores de los sectores tradicionalmente calificados como “obreros”, como la industria, la construcción, la limpieza, el transporte, etc.

Los intensos esfuerzos por minimizar la huelga no han logrando impedir sus efectos sociales y políticos, que ya estamos empezando a ver con los cambios en el gobierno. Más allá del alarde propagandístico de cara a los próximos periodos electorales, poco nuevo pueden ofrecer los nuevos ministros, al encontrarse perfectamente amarrada la política antisocial que motivó la huelga con la garantía de aprobación de los presupuestos mediante el acuerdo entre PSOE y PNV. Lo único que pueden hacer es ¡explicar mejor la política marcada! El carácter regresivo de estos cambios se muestra de forma evidente en la eliminación de los Ministerios de Igualdad y de Vivienda.

Ante todo esto, lo fundamental para nosotros es seguir impulsando la movilización de los trabajadores para hacer frente a este envite del capital, tratando de arrastrar hacia ella a los trabajadores de los sectores como el comercio, la banca, la función pública, los pequeños productores y comerciantes e incluso a los estudiantes, que se han mostrado más retraídos en la huelga del 29 de septiembre. Es cierto que, al menos en parte de estos sectores, la movilización es muy difícil debido a la precariedad generalizada de sus trabajadores, pero hay otro elemento que los ligua y que hay que tener en cuenta: Todos ellos son sectores donde se realizan funciones complementarias a la producción capitalista directa y sus trabajadores presentan la tendencia, debido a ello, de situarse un poco al margen del conflicto directo capital-trabajo. Ello ha favorecido que se hayan refugiado en un posicionamiento evasivo que responsabilizaba tanto al gobierno, por su sumisión a los mercados, como a los sindicatos, por haber tardado tanto en actuar. Esta situación es aprovechada, y a la vez alimentada, por un PP también evasivo en propuestas, con toda la acción propagandística de sus medios, que amalgaman, junto al ataque al gobierno y sindicatos, otros elementos populistas de tinte abiertamente racista, siguiendo la estela de la ofensiva contra el multiculturalismo liberal que buena parte de la derecha está realizando en Europa y de la que es solo un ejemplo la expulsión de los gitanos en Francia.

Y hay una tercera presión que los “mercados” están ejerciendo sobre los Estados que puede resultar decisiva para el mantenimiento y ampliación de la movilización. En su desesperada búsqueda de nuevos filones de concentración de dinero y de negocio, los “mercados” han puesto su punto de mira en el sistema de pensiones (que en Europa, al contrario que en Estados Unidos, es público), reclamando, con la excusa de su supuesta insostenibilidad a largo plazo, un serio endurecimiento de sus condiciones (ampliación del periodo de cotización, aumento de la edad de jubilación, sin olvidar las pensiones de viudedad que en el tira y afloja seguro que son las primeras en caer) para hincarle el diente. Este ataque, culminación de años y años de políticas de desgate del Estado del Bienestar, que se realiza a una de las conquistas históricas más importantes del conjunto de los trabajadores puede ser la gota que colme el vaso y que sume poco a poco más y más capas de trabajadores a las movilizaciones, como está ocurriendo en Francia.

En cualquier caso, resulta claro que la posición política y el discurso que hemos mantenido durante los últimos años se está abriendo paso socialmente, comenzando a trenzar en la práctica alianzas sociales con los trabajadores y los sindicatos que hasta hace poco solo enunciábamos. Todo ello a pesar de nuestros déficits políticos y organizativos que nos llevaron, a pesar de nuestra voluntad, a no poder organizar actos propios de apoyo a la huelga por toda la Provincia y a tener que suspender el acto público provincial que teníamos previsto. Hay que felicitar a la Secretaría de Movimiento Obrero, al conjunto de la militancia y a las Juventudes Comunistas por la determinación de su actuación en la preparación y la realización de la huelga, desde las pegadas de carteles a la participación en los piquetes, que ha permitido la visualización del partido y su política entre los trabajadores más conscientes, muchos de los cuales se acercaron con mucha simpatía a nuestras banderas en la nutrida manifestación que se desarrolló el día de la huelga.

Es este el camino que tenemos que seguir para ir forjando la Alternativa Social Anticapitalista que el Comité Federal lanzó hace unos meses para salir de la crisis por la izquierda, y el camino para ir fraguando la Refundación de IU como Movimiento Político y Social, a partir de la confluencia con las fuerzas políticas, sociales y culturales que han apoyado la huelga y con todos los ciudadanos que se han movilizado en ella, construyendo su referente político. Es el momento de continuar decididamente con las movilizaciones, impulsando las manifestaciones que IU, por un lado, y los sindicatos, por otro, anuncian para fin de año. Es el momento de ahondar nuestra alianza con los sindicatos, de intensificar el trabajo de nuestros militantes en Comisiones Obreras y de propiciar la incorporación de sindicalistas a nuestro Partido.

Y también es el momento de preparar, junto al resto de compañeros de IU y los ciudadanos y ciudadanas que quieran colaborar, las elecciones municipales como una primera plasmación de la Refundación de IU, elaborando de forma abierta, colectiva y participativa tanto los programas como las candidaturas que respondan a estos programas. Este trabajo ya se ha iniciado con la elección de las cabeceras de las candidaturas de los municipios de más de 50.000 habitantes (Almería, El Ejido y Roquetas de Mar), a las que felicitamos y deseamos unos excelentes resultados, y ahora se extiende a toda la provincia.

Este trabajo es especialmente importante para consolidar nuestra política en una Provincia que desde hace años constituye la avanzadilla del PP en su objetivo de hacerse con la Junta de Andalucía y que se presenta como la pieza clave de la lucha entre PSOE y PP a nivel andaluz, no pudiéndonos conformar con una IU reducida a convidada de piedra. Las elecciones municipales pueden reafirmar la hegemonía electoral en Almería de un PP que, después de resolver el problema de sus escisiones, puede hacerse con el control de Diputación. Tenemos que impulsar  candidaturas de IU por toda la provincia, incrementando su número y su calidad, para conseguir la máxima presencia institucional en los Ayuntamientos y consolidar nuestra presencia en Diputación, aumentando la influencia política de IU. En este sentido, nuestros camaradas concejales y los camaradas del Partido que hayan sido elegidos Candidatos de IU LV-CA a las próximas elecciones municipales tienen una cita el próximo 11 de diciembre en Córdoba: las Jornadas Institucionales del PCA, una muy buena oportunidad para cohesionar la imagen de los cargos públicos comunistas y para intercambiar inquietudes y experiencias de la realización práctica de nuestra política en los Ayuntamientos.

Pero todo ello lo haremos en la medida en que continuemos mejorando nuestra organización y las distintas tareas sectoriales que nos propusimos en el último Congreso. Constatamos que en estos meses ha mejorado la articulación interna del Partido y se ha abierto una importante brecha para su actuación externa. Ahora tenemos que trabajar para seguir avanzando en ambos sentidos, continuando con la puesta en marcha, que ha iniciado ya cada una a su ritmo, de las distintas Secretarías de la Comisión Ejecutiva Provincial. Es necesario implicar a cada vez más camaradas en esta labor, conformando una comisión de trabajo alrededor de cada Secretaría con los militantes directamente afectados por cada temática, y asegurar que cada semana se reúna al menos una de esas comisiones.

Por su lado, hay que continuar dinamizando el trabajo de las Agrupaciones de la Provincia. Éstas tienen que reunirse en las próximas semanas y discutir los informes políticos del Comité Central del PCA de 9 de octubre y el Comité Federal del PCE de 16 de octubre y tratar de mantener, en consonancia con ellos, el nivel de movilización, organizando actividades en relación a las consecuencias de la reforma laboral, a la reforma de las pensiones o a los presupuestos estatales o andaluces y realizando un día de venta de Mundo Obrero en la calle. Para favorecer este trabajo tenemos que avanzar en el establecimiento de actuaciones muy concretas para su realización en la Agrupaciones en cada periodo, que tenemos que presentar y aprobar en cada Comité Provincial.

Estas reuniones de las Agrupaciones tienen que combinarse con flexibilidad con el proceso de la Conferencia Republicana del PCE, realizándolas, dependiendo de las características y necesidades de cada Agrupación, al mismo tiempo o de forma separada a la fase local de ésta. En cualquier caso, tienen que hacerse antes de fase provincial de la Conferencia Republicana que vamos a celebrar, con un Comité Provincial ampliado al conjunto de la militancia, el domingo 7 de noviembre por la mañana. Las reuniones de esta Conferencia las tenemos que hacer abiertas, invitando a las organizaciones y ciudadanos que estén interesados en el tema.

Entre las actividades de las Secretarías en estos meses hay que destacar de forma especial la realizada por la de Propaganda, Feria y Fiesta para la caseta que todos los años montamos en la Feria de Almería, ante el reto del nuevo recinto ferial y el intento de imponer una tipología de caseta de coste demasiado elevado para cualquier organización social, cultural o política. Con la labor desarrollada se ha logrado que se admitiera nuestra tipología de caseta y gracias al trabajo de un grupo de militantes se ha conseguido adaptar los materiales de que disponíamos con una inversión relativamente reducida. El resultado es la nueva imagen de la caseta como “La Pecera” y la disposición de una estructura modular que se puede montar a distintos tamaños y que esta a disposición de todas las Agrupaciones que lo soliciten para instalarla en las fiestas de sus pueblos. Después, el trabajo de los militantes y de muchos simpatizantes ha hecho posible, como todos los años, el éxito de la caseta, si bien las ganancias han sufrido un pequeño recorte debido a la crisis y la inversión hecha para adaptar la estructura.

Y por último, y dadas las circunstancias internas y externas, parece que es el momento idóneo para proponernos algo que es un compromiso del último Congreso Provincial y que constituye un elemento que puede resultar muy importante en la consolidación de la imagen externa del Partido en Almería: La Fiesta Provincial del PCA. Dado el calendario, planteamos realizar la I Fiesta Provincial del PCA de Almería el último sábado de enero o el primer sábado de febrero. Existe un sitio muy adecuado como es el antiguo Varadero del Puerto de Almería, un lugar cubierto con las instalaciones necesarias para desarrollar el mitin y las actuaciones musicales y para realizar las actividades culturales propias de la una fiesta del Partido. Y tenemos la ilusión y el buen hacer militante junto a una situación de cierta receptibilidad social, todo lo cual puede hacer que sea un acontecimiento de cierta repercusión que nos ponga en muy buena disposición para seguir movilizándonos y para afrontar la cercana campaña de las elecciones municipales.

Almería, 23 de octubre de 2010.


Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *