Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

IU avanza hacia la construcción de la alternativa

José Luis Centella Gómez. Secretario General del PCE

Varios retos tenía planteados esta X Asamblea Federal de IU. El principal era ofrecer a la mayoría social que sufre las consecuencias de una crisis, con la pérdida de derechos sociales y laborales, millones de parados, desahucios, privatizaciones de servicios públicos, que hay alternativa, que es posible construir un proyecto que no sólo sé capaz de frenar a este intento de imponer una dictadura de los mercados, sino que sea capaz de derrotar al capital.

Para ello era necesario plantear propuestas en lo político, pero también en lo organizativo, y sobre todo era fundamental conseguir una asamblea “pacífica”, una asamblea en la que lo esencial fueran las propuestas y no los nombres, una asamblea en la que lo importante se decidiera en el salón de plenos y las comisiones y no en los pasillos, una Asamblea en definitiva que trasladara el mensaje de que las diferencias internas, que existen, se quedan pequeñas ante la necesidad de llevar a cabo la mayor confrontación de clase que se ha dado en muchos años.

Desde esta perspectiva debemos estar satisfechos de la Asamblea, de su desarrollo y de sus conclusiones. Estoy convencido que en todas las organizaciones del Partido se han recibido felicitaciones y ello es una buena señal, acostumbrados como estábamos a que cada una de las últimas asambleas de IU fuera un conflicto.

Pero lo más importante de esta Asamblea está por llegar, ya que en estos momentos lo que tenemos es una Declaración Política, que es un buen instrumento de trabajo, y un modelo organizativo dirigido a conseguir que IU sea un movimiento político y social. Ahora queda lo más importante, conseguir desarrollar los acuerdos y que el día a día de la organización no cambie lo aprobado por la Asamblea. Queda concretar el debate organizativo para que los elementos de elaboración programática y de convocatoria social sean lo determinante por encima de la parte institucional.

Por lo tanto nos queda conseguir que el impulso de esta Asamblea consolide el proyecto de Izquierda Unida como el eje sobre el que construir la respuesta política que necesitan quienes hoy plantan cara a las agresiones del capital y avanza en la construcción del socialismo, y hacerlo desde la convicción de que hace falta que seamos muchos más, que para ser capaces de organizar la Rebelión Democrática de la que hablamos en nuestros documentos. Debemos crecer. Pero que nadie se engañe, IU no crecerá nunca si piensa hacerlo como un Partido clásico a base de militantes que se acerquen a sus sedes. Crecerá si somos capaces de ofrecer un modelo de participación política y social diferente, que no acabe con el actual, sino que lo complemente y resulte atractivo para las personas que luchan diariamente en la calle y necesitan forma nuevas de activismo político.

Que nadie entienda que de lo que se trata es de cerrar las sedes y de jubilar a los compañeros que las han mantenido abiertas durante los peores años. Esto sería nuestra desaparición. Al contrario, se trata de reforzar las sedes llenándolas de contenido y a la vez ser capaces de abrir nuevos canales de participación en la política que responda, entre otras cosas, a las necesidades de quienes por ejemplo nos reclaman más acciones concretas y menos discusiones. No es fácil este reto, por eso hemos decidido realizar un debate monográfico para ver cómo organizamos este Movimiento Político y Social que pretende ser IU. Es fundamental que en este debate participe mucha gente, de dentro y de fuera.

Con toda sinceridad, espero también que esta Asamblea haya sido capaz de terminar una cierta provisionalidad de quienes creían que era necesario construir un nuevo espacio político y de una vez por todas se comprenda que IU, en la medida que sea un Movimiento Político y Social, tiene que tener la suficiente potencialidad de crecer, de ampliarse, de refundarse. Porque la Izquierda, con mayúsculas, la social, la política, la sindical, tiene la necesidad de dar respuesta a una nueva realidad, y hacerla como nos enseñaron nuestros clásicos, analizando las realidades concretas en los momentos concretos, lo que significa que tenemos que aprender de todas las experiencias históricas sin repetir ninguna.

Al mismo tiempo hay que incluir en esta valoración de la Asamblea, saludando, felicitando, el trabajo de miles de comunistas que han participado en los debates, que han realizado aportaciones, que han evidenciado que el Partido es parte fundamental de este proyecto, que no es posible una IU, sin el PCE, que sin ninguna voluntad de dominar, sí queremos seguir siendo una parte fundamental de la construcción de la Alternativa. Hemos demostrado que es posible el debate político sin exclusiones, que es posible construir una dirección desde el acuerdo. Hemos demostrado, en definitiva, que el PCE está en el ámbito de las soluciones de futuro.

Pero no todo ha sido un éxito en esta X Asamblea. Tenemos que señalar desde una autocrítica colectiva, que todavía tenemos un reto que no se ha superado en esta Asamblea, el de conseguir que toda la militancia del PCE esté organizada con normalidad en IU. algo se ha avanzado, pero no ha sido suficiente. Por ello tarea de la nueva dirección debe ser que en el menor tiempo posible podamos superar esta anomalía. Todos debemos poner el esfuerzo en esa dirección para conseguir derribar los últimos muros que impiden la entrada de toda la militancia del PCE en IU. Pero también tenemos que acabar con los últimos recelos de camaradas que se resisten a reconocer a IU como la forma en la que el PCE dé forma estratégica concreta a su política de alianzas.

Por último, es importante situarnos en la parte final de la declaración política, cuando señala que si no queremos vivir en un país sin derechos sociales, laborales, democráticos, hay que rebelarse, y eso exige de quienes no admiten la derrota estar a la altura de las circunstancias. Creemos haber dado un paso muy importante en nuestra X Asamblea. Sabemos que tendremos que seguir en ese camino. Tenemos alternativas y determinación por construir con otras muchas personas y colectivos un presente y un futuro diferente para quienes hoy sufren el paro, los desahucios, la pérdida de derechos sociales y laborales. Este es el reto. Nuestro compromiso es organizar esta rebelión con lo mejor de nuestros esfuerzos y cualidades, y hacerlo en el horizonte de avanzar hacia la construcción de un modelo diferente de sociedad, de construcción del Socialismo en este siglo XXI.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *