Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La crisis y los trabajadores

Hay una asimetría inquietante entre las medidas para salir de la crisis que se aplican a sus causantes y las que se aplican a los que, sin haberla causado, sin embargo se ven más afectados que nadie por ella. Todo el mundo acepta, desde el FMI y hasta la UE, que la crisis se ha producido por la avidez de los poseedores de dinero por obtener las máximas ganancias lo más rápida y fácilmente posible a través de sofisticados productos financieros ligados a hipotecas, la alimentación de la burbuja inmobiliaria y la especulación urbanística, hasta que todo el artificioso montaje se ha venido abajo provocando la contracción del crédito y la inversión y la consecuente caída de gran cantidad de pequeñas y medianas empresas y el aumento generalizado del drama paro entre los trabajadores. Y sin embargo, a la hora de afrontar la crisis, todos, desde el FMI hasta la UE, se centran casi exclusivamente en exigir medidas que afectan gravemente a los trabajadores, desde una reforma laboral que flexibilice aún más el mercado laboral abaratando el despido hasta una reforma de las pensiones que alargue la edad de jubilación. En cambio, con las entidades financieras no se tiene ningún empacho en prestarles toda la ayuda necesaria para que se recuperen inmediatamente y apenas se anuncian con timidez algunas tibias medidas de regulación financiera.
El resultado es cuando menos paradójico: El dinero, que en su búsqueda desesperada de más dinero ha producido la crisis, sigue con esa ansiosa búsqueda de más dinero como si cualquier cosa, incluso especulando con la situación financiera de los países que antes ha conducido a un modelo de desarrollo basado en la especulación urbanística y que por ello ahora se encuentran al borde de la bancarrota; mientras que a los trabajadores, que se han quedado en paro e hipotecados de por vida, se les exigen que pierdan más y más derechos laborales y sociales si quieren volver a tener trabajo.

Lo más decepcionante de todo es la postura que está tomando la UE, y los estados nacionales que la componen, ante la grave situación que atravesamos: Presa del neoliberalismo de fondo con el que se ha construido, hace más caso a la presión de los mercados de dinero que a los trabajadores y a los ciudadanos que dice representar. Por poner una sola ilustración que no necesita comentarios: El Banco Central Europeo, que tiene prohibido prestar a los estados miembros de la UE, presta a los bancos, pongamos al Santander, al 1%; estos bancos prestan a algunos estados, pongamos a España, al 3%; estos estados prestan a otros estados como Grecia, y ya veremos a quién más, al 5%; estos estados hacen, es la condición por la que se le conceden los créditos, una drástica reducción del gasto y amplias reformas laborales y de pensiones. A los trabajadores griegos no les ha quedado otro remedio que acudir a las huelgas generales, ¿a qué tendrán que acudir los trabajadores españoles?

Almería, 28 de abril de 2010.
Manuel del Pino Berenguel.
Secretario Provincial del PCA de Almería.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *