Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La sumisión a los “mercados”

Los acontecimientos que estamos viviendo hacen que adquieran una inusitada actualidad
algunas de las frases más célebres de Carlos Marx referidas al papel del estado, como la
que figura en el Manifiesto Comunista y dice: “El poder estatal moderno no es más que una
junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa”. El tándem Unión
Europea-Estados Nacionales está mostrando de forma descarnada la realidad de estas
afirmaciones con las medidas que están adoptando al dictamen de los mercados
financieros, o sea, al dictamen de la voracidad de las grandes masas de dinero en su
búsqueda agónica de más dinero que, como todos sabemos, nos ha llevado a la crisis. Se
trata de unas medidas que ellos mismos tienen que calificar de “socialmente dolorosas”,
puesto que consisten en la reestructuración a la baja de las condiciones laborales y sociales
de la mayoría de la población, pero que consideran absolutamente “necesarias” para la
estabilización de los mercados financieros, o sea: para recomponer las expectativas de
ganancias de los grandes poseedores de dinero.
Así, hay unas pocas personas, con nombres y apellidos muy concretos, que se benefician
directamente de estas medidas a consta del perjuicio que sufren la inmensa mayoría de los
ciudadanos. Ahí están las 1.440 personas que controlan el 80% del PIB de España; o los
584 consejeros ejecutivos y altos directivos de las empresas del Ibex 35 que cobraron en
2009 una media de 989.000 euros, 113 veces el salario mínimo frente a las 97 veces de
2005 (los consejeros delegados pasaron de 208 a 313 veces el salario mínimo durante esos
cuatro años); o Francisco González, Presidente del BBVA, que se le ha fijado unos
derechos de pensión de 79,8 millones de euros, o Alfredo Sáez, consejero delegado del
Santander, que se embolsará 85,7 millones de euros cuando se jubile (en 2009 ha cobrado
10,2 millones de euros)… Frente a ellos, y para que aumenten sus ganancias, los 4.612.700
parados que hay en España según la EPA del primer trimestre de 2010, con una tasa de
paro del 20,06% (107.300 en Almería, con una tasa del 27,79%), a los que ahora se les
anuncia la posible retirada de la ayuda coyuntural que perciben al agotar las prestaciones
por desempleo; la bajada de salario del 5% de media a los funcionarios y a los trabajadores
de las empresas públicas; la reforma laboral que previsiblemente impondrá el gobierno al
conjunto de los trabajadores si, como parece y a pesar de la voluntad de los sindicatos
mayoritarios, se rompe la negociación social; la congelación de las pensiones y su reforma
que antes o después caerá; el recorte en gasto social, en dependencia, en medicamentos…
Lo que está por ver es hasta donde llegarán estas medidas que ahora se centran en el ajuste
del gasto del estado pero inmediatamente continuarán con la reforma laboral y la reforma
de las pensiones. Algunos creen que siendo prudentes, y aceptando algunas concesiones, la
avidez de los mercados se saciará. Yo creo que no. Mientras no se les pare los pies, y
cuanto antes se les pare mejor, la voracidad del dinero por producir más y más dinero va a
exigir más y más medidas cada vez más profundas, apretando la tuerca cada vez más a la
mayoría de los ciudadanos. Primero les tocó a los trabajadores que se quedaron en paro,
ahora le toca a los funcionarios, después le tocará a otros y a otros más… Aunque a algunos
les parezca trasnochada, sólo queda una solución: ¡Trabajadores de todo el mundo, uníos!

Manuel del Pino Berenguel.
Secretario Provincial del PCA de Almería.

20 de mayo de 2010

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *