Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Llamamiento a la Huelga General

José Manuel Mariscal Cifuentes
Secretario general del PCA

La Huelga General del 14 de Noviembre es una oportunidad crucial para el desarrollo de la lucha de clases en nuestro país. La situación de alarma social en la que se encuentra España es la consecuencia de unas políticas que, lejos de corregirse, se profundizan cada día, en una escalada de decisiones que han hecho añicos el supuesto pacto por el bienestar que supuso la Constitución del 78.

No hay duda ya. España se encuentra inmersa en un proceso de carácter constituyente. Así lo señalamos en el informe político aprobado el 20 de octubre: el gobierno está tomando decisiones como si las pasadas elecciones generales hubiera sido elegida una Asamblea Constituyente que, en lugar de deliberar, aplaude y jalea los decretos que sucesivamente decide aprobar el gobierno. Un gobierno que no es sumiso, sino cómplice, de los sumos sacerdotes del capital, de aquellos que toman las decisiones sin rendir cuentas ante el pueblo.

Por eso saludamos la exigencia de las centrales sindicales de que el plan de ajuste y las medidas que contiene fueran sometidas a debate social para decidir a través de un referéndum. Aplaudimos que la exigencia democrática se haya ligado a la lucha de clases, así como el carácter de Paro Cívico que ha cobrado la convocatoria del 14N. En los documentos acordados por los órganos del PCA y del PCE, hemos venido plasmando la necesidad de que las movilizaciones sindicales dieran un salto cualitativo fundamental para progresar en la acumulación de fuerzas: el tejido de alianzas a través de la movilización.

Por eso los y las comunistas tenemos un enorme reto para el próximo 14 de noviembre, el de convertirnos en actores esenciales para generar los necesarios encuentros entre los sectores afectados por la crisis. Un encuentro que no se produce en congresos ni en jornadas, sino en la movilización, en el espacio público.

El 14N es el momento del encuentro de la lucha de clases con la exigencia democrática. Los sectores que han ido organizándose en los diversos frentes de lucha; en defensa de una democracia real (15M/25S); en defensa de los servicios públicos (mareas); en defensa de los afectados por el fraude hipotecario; en defensa de los derechos de los consumidores, del tercer sector o de la economía social; los sectores estudiantiles, universitarios y de medias; las plataformas de parados; la lucha feminista; las marchas jornaleras; … y el movimiento obrero. El 14N unimos, por lo tanto, el conflicto en el espacio de la producción y el conflicto en el espacio público.

La presencia en el territorio de nuestra organización, y el carácter luchador de nuestra militancia, nos convierten en actores cruciales para el éxito de la convocatoria en Andalucía. Para ello, el Comité Central del 20 de octubre, con la participación de las agrupaciones, asignó una serie de tareas y decidió su reparto entre los distintos niveles de dirección. El PCA se fortalecerá en esta lucha. Por eso queremos aprovechar esta fase para comenzar a difundir también la Alternativa Social, Democrática y Anticapitalista acordada en la Conferencia Política del PCE. La lucha cobra aun más sentido cuando la enmarcamos en una estrategia definida, que se va demostrando acertada pero que exige de nuestro activismo para su desarrollo.

La Huelga General la ha forzado la situación social. Una situación social que según “respetables” medios se regirá por una “economía de guerra” en la que la supervivencia diaria de miles de personas no solo no está garantizada sino que supone un riesgo indeseable para la pervivencia del sistema. Es eso lo que preocupa al poder, y no un dilema ético ante las decisiones que deben adoptarse y su influencia en la existencia material del pueblo. El mantenimiento del orden que permita seguir reproduciendo la tranquilidad y la seguridad de los que nunca nada habían temido.

El momento es crucial porque ya va llegando la hora de la subversión. Una subversión que se convierte en la única salida para lograr un cambio tan radical como imprescindible. La conciencia nace en la lucha. Bien es cierto que los comunistas luchamos porque tenemos conciencia. Pero para sumar voluntades necesitamos conciencias y la mejor fábrica es el combate mismo. Porque venimos de lejos, porque sabemos como nadie el precio de la libertad, el tremendo precio de la libertad y la justicia.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *